Coco (Disney), crítica: una invitación para redescubrir tus raíces

EntretenimientoPublicado el 04/12/2017

7 años después del lanzamiento de Toy Story 3; Walt Disney Studios y Pixar Animation se han unido nuevamente para ofrecernos la película de Coco, la cual se estrenó en cines este 27 de octubre en México y a partir del 22 de noviembre en el resto del mundo.

Coco, quizá la mejor película de Disney

Una de las primeras preguntas que me hice sobre esta película es ¿por qué llevo tanto tiempo realizarla?, pues según sus creadores, tan solo los preparativos para realizar esta película se llevaron 6 años, entre la creación de la historia, las visitas a México para empaparse de la atmosfera, el diseño de todos los personajes. Las técnicas de animación que se utilizaron son bastante vanguardistas, y respecto a la música esta debía sentirse viva y plasmar la cultura tan rica de nuestro país, lo cual ha retrasado aún más su lanzamiento.

Ahora la pregunta es ¿valió la pena esperar tanto?

Miguel y su Xoléoscuincle

Coco: un tema bastante arriesgado

Coco trata sobre un tema que es bastante importante para nosotros los mexicanos: el día de muertos, que tradicionalmente consiste en celebrar la memoria de nuestros antepasados rindiéndoles tributo. Cocinamos para ellos platos que les encantaron mientras estaban vivos, decoramos sus tumbas acompañados de flores de cempasúchil, etc.

Aunque la película gira alrededor de Miguel — un niño al que le prohíben relacionarse con la música, justo cuando el sueña en convertirse en un guitarrista — la idea de la muerte dirigida principalmente para un público joven e infantil era sin duda un tema bastante arriesgado y delicado.

Me parece importante mencionar que acá en México el día de los muertos no tiene ninguna connotación negativa. De hecho, es un momento de festividad y memoria.

Según Lee Unkrich (director de la película), la película en un principio iba a tratar sobre un niño en duelo, pero después se convirtió en todo lo contrario, contando la historia de una familia que no olvida y recuerda.

Esta visión se vuelve bastante natural si la asociamos con el día de los muertos, porque generalmente en los países anglosajones la muerte es vista como un sinónimo de tristeza absoluta.

 

Darla Anderson (productora de la película) explicó que, en ocasiones incluso era la música la que guiaba la historia de Coco.

Coco: una hermosa historia cultural llena de giros inesperados

Como es costumbre, Disney y Pixar nos ofrecen una película de calidad, pero no solo eso, si no también una película rica en cultura. Los estudios tuvieron que trabajar mucho para que el ambiente y los personajes (como los esqueletos) se vieran amigables, divertidos y “vivos”. En efecto, para una película la cual va dirigida a un público infantil, es mejor no aterrarlos con los esqueletos.

En cuanto a la música, esta es bastante dinámica y cargada de emociones que nos va transportando a lo largo de la película, dándonos alegría en ciertos momentos pero también de tristeza.

Al igual que Dorothy en “El mago de Oz”, Miguel descubrirá un mundo totalmente diferente al suyo, en donde el color dominante es el naranja acompañado de velas, luces y un calor familiar. Entrará de lleno a un mundo lleno de verticalidad, colores que estimulan nuestra retina, como el rosa, azul y verde (fuegos artificiales, guirnaldas y la ropa) que corresponden a los tonos de este mundo nocturno bastante espectacular.

Coco en su silla

¿Por qué se llama “Coco”?

En cuanto al nombre de la película ocurre algo muy parecido al videojuego “Zelda” donde el protagonista se llama “Link” (y no zelda). Aquí el protagonista se llama Miguel y su bisabuela Coco, un personaje bastante secundario y que no interactúa con otros personajes (en parte porque ya se está algo vieja y prefiere no levantarse de la comodidad de su silla). Sin embargo, después de ver la película comprendemos mejor su lugar.

Me parece bastante atinado que el titulo no se base en la identidad de Miguel, porque incluso al ser este el personaje principal, es Coco el enlace en la historia.

Conclusión

En general, Coco es realmente una muy buena película, que mezcla ternura y cuestionamiento sobre la familia y los valores culturales con una historia ejemplar acompañado de un universo grandioso.

¿Mi consejo? VE A VERLA, no te arrepentirás, viene cargada de magia, valores positivos y una música que te transporta.