En este God of War, nos encontramos a un Kratos al cual los años ya le han pasado factura, el cual ha decidido dejar la mitología griega para irse al norte de Europa, donde nos encontramos a la épica mitología nórdica.

En este God of War, nos encontramos a un Kratos al cual los años ya le han pasado factura,  decidido a dejar la mitología griega para irse al norte de Europa, donde nos encontramos a la épica mitología nórdica.

Un plan sin complicaciones

De manera muy resumida hablare sobre lo que todos ya hemos visto en los tráiler. El Dios de la Guerra llega con un completo lavado de cara, con texturas finas, un modelado de personajes ejemplar, efectos de calidad y una fluidez destacable. Como en las anteriores entregas, Santa Monica Studio demuestra todo su dominio del hardware haciendo que la PS4 de todo de si misma superando sus supuestas limitaciones técnicas. La nueva ambientación es simplemente épica, donde los colores, los cálidos bosques, las ruinas antiguas y todo lo que hay a nuestro alrededor a lo largo de nuestra aventura nos sorprende cada vez más.

God of War: Atreus

Aunque la verdadera fuerza técnica y artística de Kratos radica en su realización. De principio a fin, este primer titulo de God of War se centra en una sola toma secuencia. La cámara nunca “apaga”. Esta rodea a los personajes en todo momento, acompañándolos en la acción y la rítmica de los diálogos con movimientos sutiles antes de volver con el “gameplay” del jugador. En el pasado, juegos como MGS V ya habían dependido en gran medida de la producción de planos secuencia (el titulo de Kojima es una influencia obvia), pero God of War lleva la idea a su clímax. Tan solo al enfrentarnos al primer jefe del juego, este marca claramente el tono de lo que nos espera, al arrancarnos la mandíbula sin rodeos. El juego también dosifica hábilmente las faces de acción y los momentos ultra espectaculares mucho más íntimos y silenciosos. Silencios contrarrestados por una buena banda sonora magistral a cargo de Bear McCreary, llegando a provocar incluso escalofríos.

Dioses del olimpo

Todo estos elementos artísticos, técnicos, audiovisuales y de realización se complementan en torno al elemento central del juego: sus dos héroes. Kratos y su hijo Atreus son el corazón de este God of War, el cual cuenta con un sorprendente guion. En el corazón de la historia esta la relación entre nuestro brutal Dios favorito y su hijo, el cual no es consiente de su verdadera naturaleza. Si de por sí ya es difícil imaginar a Kratos, un asesino brutal de dioses, el cual se convierte en “mama gallina” en este nuevo titulo. Dicho esto, el titulo se esfuerza por encontrar el equilibrio y tarda mucho tiempo en encontrar su ritmo, tanto que nos muestra gran parte del tiempo un padre muy malhumorado e incapaz de demostrar la mas mínima gota de compasión hacia su hijo. Las primeras horas de la aventura son, por lo tanto, bastante pesadas, con una cierta pesadez en la historia. Y justo cuando las cosas empiezan a mejorar para Kratos, es ahora la trama de Atreus la que le plantea un nuevo problema. Afortunadamente el titulo acaba con honores, donde incluso los personajes secundarios aportan un toque de humor y compasión. Es también gracias a la extravagancia de los dioses nórdicos y su formidable antagonista principal que el juego termina convenciendo.

Otro aspecto bastante destacable, y que constituye el mayor éxito de este God of War es la deconstrucción de la saga. Por un lado, el titulo es perfectamente accesible para los recién llegados, que descubrirán una nueva historia desde el punto de vista de Atreus. Para los jugadores veteranos de la saga, se beneficiarán con un nivel de lectura adicional absolutamente fascinante. El juego nos invita a redescubrir un personaje que creíamos conocer de pies a cabeza. Descubrimos nuevas facetas sobre Kratos, el cual esta decidido a cambiar su pasado, así esto signifique luchar contra su propia naturaleza. Por supuesto, esto viene a través de la relación con su hijo y este nuevo mundo a su alrededor, pero también a través de cosas más pragmáticas como su nueva forma de luchar. Por lo tanto, no es casualidad que la secuencia más emotiva del titulo se centre en su historia y patrimonio. Un momento memorable que sin lugar a dudas dejara su huella entre los jugadores. Ten la seguridad de que nuestro Dios de la Guerra nunca olvida ser el Dios de la Guerra y se apropia brillantemente de la mitología nórdica. Representa un reino despiadado, prácticamente muerto y abandonado por sus creadores que solo se aventuran en el para imponer su visión de las cosas.

God of War: combate

Hacha de guerra

Santa Monica Studio también ha rediseñado completamente el modo de juego se su serie. Por supuesto, esto es gracias a la nueva posición de la cámara, situada a la espalda de Kratos y muy cerca de la acción. Es también la ocasión para revisar completamente el sistema de combate del juego, el cual nunca fue un punto fuerte en pasados God of War. Además de la espectacular apariencia, en el juego nos encontraremos con poca variedad de armas y los ataques carecen de impacto, aunque el juego compensó su falta de profundidad con una tonelada de combos. Para empezar casi desde cero, los desarrolladores tomaron lo mejor de otros lugares y lo adaptaron a esta nueva saga de God of War. Así, uno se encuentra con enfrentamientos brutales y viscerales, donde cada golpe de hacha te hará sentir todo su peso a través de la pantalla. La cámara nunca dificulta la legibilidad de la batalla gracias a los indicadores de ataques inminentes y su origen.

El dios de la guerra nunca olvida ser el dios de la guerra

El rediseño del sistema de combates es lo mejor que le pudo haber pasado a God of War desde su creación. Lo que perdemos en armas y combos, lo ganamos en profundidad y compromiso. Armado con un hacha de escarcha, un escudo y sus puños, Kratos se ve obligado a moverse de uno a otro lado con una habilidad extraordinaria para eliminar a sus enemigos. Lo podemos hacer con un buen de combos y movimientos especiales, llamados runas. Y si la situación se complica, lanzamos la Furia para que Kratos se vuelva loco y destruya todo a su paso. En definitiva, no faltan posibilidades, es imprescindible dominar toda la gama de movimientos los cuales se irán ampliando a medida que avanzas en el juego.

God of War: batalla

Además de su amplio rango de movimientos, Kratos puede contar con la ayuda de su hijo Atreus, el cual armado con su arco será un fuerte apoyo en las batallas. Su uso es híper intuitivo y bien pensado: con simplemente presionar sobre el cuadrado suelta una flecha. Con el tiempo se hará más rápido y poderoso, permitiéndote cancelar los ataques enemigos y manejar mejor los grupos de enemigos. Un punto bastante negativo del juego es la limitada cantidad de subjefes, los cuales pueden ser contados con los dedos de una mano. Un poco triste para una serie que nos acostumbro a tener una gran opción de criaturas para desmembrar, pero es mas un arrepentimiento que un problema real.

Forjando tu futuro

Este nuevo God of War da un paso más en la categoría de acción-RPG añadiendo equipos, estadísticas y niveles. De esta manera evitaremos combatir contra enemigos de nivel 5 y 6 que nos encontraremos en las zonas de salida para volver allí varias horas después de haber alcanzado el nivel suficiente de potencia. Este God of War cuenta con un impresionante mundo abierto que inteligentemente te va guiando por donde ir a medida que vas progresando. Después de unas 5 horas de juego, llegamos a lo que seria el HUB central de la aventura desde donde podemos acceder a diferentes mundos así como a un buen paquete de misiones secundarias. Ideal para salir a buscar forjar un mejor equipo o armadura para potenciar tus estadísticas. Explorar nuevas zonas es también una oportunidad para obtener mejoras de salud, furia, así como nuevas runas ocultas.

God of War: mapa

La evolución de Kratos se hace de forma muy natural por lo que es muy posible jugar de forma lineal sin ser bloqueado por la dificultad del juego. La curva de dificultad esta lo suficientemente bien manejada para ofrecer un desafío retorcido y constante sea cual sea nuestra forma de jugar.

Conclusión

God of War golpea más fuerte de lo esperado. El título abraza su legado para reconstruir mejor la serie con el talento y la inteligencia necesarios para proponer algo tan único como familiar. Además de modernizar su contenido con un mundo abierto y elementos RPG, también tiene el buen gusto de ofrecer finalmente a la serie un sistema de combate digno. Fascinante de principio a fin, también logra deconstruir a su héroe para jugar con las emociones con una precisión asombrosa. Afrontémoslo, este tipo de juego es muy poco frecuente en la vida de un jugador, así que podemos ser quisquillosos con el bestiario y la escritura pesada, pero sería prudente que lo aprovecháramos al máximo mientras dura. Por cierto, si te gusta la mitología nórdica este juego te encantará, ya que todo esta extremadamente conectado con ella.