Huawei acaba de perder su licencia temporal que le permitía continuar con el mantenimiento y actualizaciones de sus antiguos productos y otras infraestructuras. Esto lamentablemente marcara el fin de las actualizaciones de algunos de sus teléfonos Android.

Fue justamente este mes de mayo cuando se cumplió el primer aniversario del veto impuesto por Donald Trump a Huawei. Tres meses más tarde la licencia temporal general para operar, donde Trump permitía que las compañías estadounidenses siguieran colaborando con Huawei con el fin de que las compañías se adapten, ya ha expirado, para ser más exacto esto ocurrió a partir del pasado 13 agosto. Esto ha impactado a algunos de los productos de Huawei que no estaban previamente licenciados. 

El fin del comercio con Huawei

Cuando se estableció el veto de EE. UU. contra Huawei en 2019 por razones de “seguridad nacional”, se prohibió que toda empresa estadounidense realice cualquier transacción o negocio con el gigante chino. Las consecuencias ya se conocen y el fabricante de smartphones se ha visto privado de las actualizaciones de la Google Play Store y Android. Al menos en sus nuevos smartphones. 

Pero en los antiguos smartphones vendidos antes de mayo de 2019 era diferente… hasta ahora. Debido a que estos smartphones fueron adquiridos cuando ya tenían su licencia de usuario vigente (aun no ocurría este problema con Trump), estos dispositivos obtuvieron una prórroga en forma de licencia temporal donde se les permitía recibir las actualizaciones que sean necesarias. Esta prórroga, se supone duraría tan solo 90 días, pero al final debido a las diferentes quejas tanto de Google como de Huawei, se extendió hasta 1 año y 90 días, pero ahora como era de esperarse esta ha llegado a su fin. 

No más actualizaciones

¿Entonces que va a pasar ahora con los dispositivos vendidos antes de mayo de 2019? Todo indica que estos dispositivos más antiguos de Huawei, como el P30, que se sigue vendiendo muy bien hoy en día, todavía podrán aprovechar las ventajas de la tienda de aplicaciones de Google Play, pero con un detalle y es que Google ya no podrá proporcionar el mantenimiento necesario. Esto implica que sí estos smartphones decidieran actualizar a Android 11, ya seria sin los servicios de Google instalados, siendo reemplazado por los nuevos servicios HMS (Huawei Mobile Services) y por ende tendría la propia tienda de aplicaciones de Huawei. 

Pero lo que es peor, esto también significa que todas las actualizaciones de seguridad empujadas desde los servicios de Google Play tampoco llegaran más a los dispositivos Huawei actuales, o lo harían con cierto riesgo. Ya que a pesar de que Google aún puede proveer de actualizaciones de seguridad a estos dispositivos, si por algún motivo esta actualización llega a fallar o llega con problemas, Google lo tendra complicado para corregirlos y por ende los móviles se quedarían con problemas de software. Además, también existe la posibilidad de que Huawei no pueda distribuir las aplicaciones oficiales de Google en futuras actualizaciones incluyendo a los antiguos dispositivos básicamente porque Google tiene que certificar todas y cada una de las actualizaciones que Huawei esta desplegando. Y con esta prohibición de comercio y licencia, Google no podrá hacerlo.