Crítica: BoJack Horseman temporada 4 – Una historia de raíces

Publicado el 12/11/2017

La serie animada producida por Netflix confirma su condición de serie inevitable, terriblemente moderna, inteligente y completamente cínica

BoJack: Horseman critica

Al principio nos reiamos a carcajadas. BoJack Horseman, la serie animada lanzada por Netflix hace dos años, es a primera vista un mundo de situaciones cómicas, una gran fauna de animales y personajes extravagantes. Pero conforme va avanzando la serie es cuando comenzamos a comprender la historia de este caballo, la cual es mucho más trágica de lo que parece.

BoJack ha desaparecido. Se fue a Michigan en busca de sus raices, una cabaña hecha ruinas cerca de un pequeño lago donde pasará todo su verano. En ese lugar descubrira algunas historias sobre sus padres y abuelos, mientras intenta recuperar su vida “normal” conociendo así nuevos personajes.

En cambio, en Los Ángeles la vida sigue avanzando a pesar de su ausencia. El Sr Peanutbutter esta en medio de una contienda para ser el nuevo gobernador de California, Princesa Caroline se abstiene de abortar espontaneamente, Todd funda una sociedad de payasos dentistas y Diane se hace diariamente grandes preguntas sobre su relación con su marido…

BoJack móvil

En este clima tan bizarro del cual ya deberiamos estar acostumbrados, BoJack descubre que tiene… una hija de 17 años. Con ella, descubrira un poco el rol de padre, se volvera a conectar extrañamente con su madre y al mismo tiempo buscará a la madre biológica de su hija. En definitiva, esta temporada esta marcada por la busqueda de sus raíces.

Destino trágico pero brillante

Esta temporada está ahí para proporcionar emociones de todo tipo, incluso más que la anterior. Por supuesto que tendremos momentos graciosos, pero detrás de eso también nos damos cuenta que hay muchos momentos difíciles. La historia de la familia de BoJack, la cual se descubre completamente aquí, es realmente horrible. Lo dificil de todo esto es que con un poco de retrospectiva, nos damos cuenta de que probablemente la situación familiar de la familia Horseman no son casos aislados de esa época. BoJack Horseman, bajo el disfraz de una serie de comedia nos muestra la historia de como era Estados Unidos en esa época, y no solo se enfoca al mundo del espectaculo como era costumbre.

Es gracias a esto que nos encontramos con una temporada realmente genial y cautivadora, uno se divierte con las estupideces que realizan varios personajes y sus situaciones improbables, pero al mismo tiempo hay momentos de tristeza por su destino, las cuales no son necesariamente envidiables. Ademas, en ocasiones la animación sale de su estilo básico y va más allá.

Algunos episodios tienen un diseño bastante diferente a los demás, tanto en animación, edición o narracion. Es diferente cada vez, y todo esta perfectamente conectado, lo cual funciona perfecto ya que en esta temporada el pasado, presente y futuro estan entrelazados.

El señor Peanut Butters

El corazón de la serie sigue siendo el mismo. Todos los personajes que ya conocemos estan ahí, hay una muy buena evolución entre ellos durante la temporada, y las cosas van prograsando. Tal vez algunos personajes pueden ser molestos a largo plazo, como el Sr. Peanutbutter (el personaje termina siendo bastante estupido y muy pesado), pero realmente nada grave. Los 12 episodios de la temporada pasan rápido, muuuy rápido, y una vez teminado, no te aguantas las ganas de saber que va a pasar despues.

Conclusión

BoJack confirma nuevamente su calidad como serie satírica. Maneja perfectamente el humor ligero, humor negro y el sarcasmo. La animación de esta temporada esta perfectamente diseñada para acompañar el omnipotente lado de la “memoria”. Al fin nos adentramos en el pasado de la familia Horseman, la cual contiene momentos divertidos y especialmente trágicos.